IOA-2024-005. Arrepentimiento y regreso a Nuestro Señor gracias a su misericordia.

 

Marcus Papirius Imperiosus • 27 de abril de 2024 • Hermenepolis

Bibliografía: Imperiosus, Marcus Papirius. (2024). “IOA-2024-005. Arrepentimiento y regreso a Nuestro Señor gracias a su misericordia.”. Publicado el 27 de abril. Patriarca de Hermenepolis. Iglesia Ortodoxa Autocéfala de Tarevia.

 

Queridos hermanos en la Fé en Nuestro Señor Jesucristo,

Con humilidad y profundo respeto me dirijo hoy a vosotros, para reflexionar sobre la Infinita Sabiduría de Nuestro Señor, y el mensaje que Él quiso transmitirnos a través del fragmento de Jeremías 3:12b

¡Vuelve, apóstata Israel!
No te miraré con ira
—afirma el Señor—.
No te guardaré rencor para siempre,
porque soy misericordioso
—afirma el Señor—.
Jeremías 3:12b

En nuestro mundo, que está lleno de fracturas, siempre queda sitio para la infinita misericordia de Dios.

Por eso, incluso aunque Él asiste a nuestros pecados y nuestra constante separación de lo divino, nos sigue dando un faro de esperanza, y es en versículos como el de Jeremías donde podemos apreciarlo.

Aquí Nuestro Señor se dirige a Israel, que ha pecado en la apostasía gravemente, y sin embargo, le insta a retornar, en una invitación para que reconsidere el pueblo su camino y vuelva al abrazo de Dios.

Él asegura misericordia, no juzgará con rencor, pues Él prioriza ante todo, el amor y la misericordia.

Y a su vez, esta manifestación de misericordia es en sí msima una revelación de la esencia de Dios. Un amor profundo y eterno hacia su creación.

Es nuestro deber, como buenos cristianos, ser portadores de este mensaje: Esperanza y misericordia por encima de todo. Debemos recordar a nuestros hermanos que, pese a los fallos, la misericordia de Dios siempre está a la espera.

En este versículo Nuestro Señor ha dejado claro, ha zanjado, que siempre podemos volver arrepentidos a Él, porque será misericordioso, y llevará adelante nuestra vida a través de su luz amorosa y de perdón, mientras nosotros nos esforzamos en las de aquellos a quienes servimos.

Que la paz y la gracia de Nuestro Señor sean siempre con ustedes, hermanos. Amén.

 

 

En Hermenepolis, a 27 de abril de 2024.— El Patriarca de Hermenepolis, Marcus Papirius Imperiosus