IGG-2024-008. Posible origen del fenómeno “chivo expiatorio” en la antigua Roma.

Título de la Obra: Posible origen del fenómeno “chivo expiatorio” en la antigua Roma.

Autor: Publius Pontius Salinator

Publicación: 7 de marzo de 2024

Idioma: Español

Departamento: Departamento de Historia

Blibliografía: Pontius Salinator, Publius. (2024). “IGG-2024-008. Posible origen del fenómeno “chivo expiatorio” en la antigua Roma.”. Publicado el 7 de marzo. Instituto Georgios Gemistos.

Resumen: Posible origen del fenómeno de los “chivos expiatorios” en la Antigua Roma, en un suceso histórico antiquísimo documentado por Livio y Orosio.

 

Livio informó sobre un extraño suceso del que desde entonces se toma como el origen de la expresión y costumbre “chivo expiatorio”.

Ocurrió alrededor del 331 antes de Cristo en la antigua Roma, cuando un grupo de hombres importantes aparecieron muertos, todos con síntomas parecidos, que en principio se atribuyeron a una epidemia.

Una esclava acusó a un grupo de mujeres de haberlos envenenado, por ello 20 fueron detenidas y llevadas a juicio. 2 de ellas admitieron las acusaciones, dijeron que habían preparado brebajes, murieron bebiendo sus propios productos y al final se acabaron deteniendo a 170 mujeres que también fueron juzgadas. En este punto, Orosio menciona que en total se detuvieron a 370.

Livio duda si realmente aquellas mujeres que iniciaron las acusaciones estaban involucradas en los hechos, no descartando que los hombres en realidad fueran víctimas de una epidemia, ya que los síntomas son muy similares.

A este respecto, había condiciones atmosféricas y de salubridad que pudieron desencadenar una epidemia fácilmente.

No obstante todas las mujeres detenidas tenían en común que eran expertas herboristas, con conocimientos de medicina natural. Quienes las defienden argumentan que en realidad ellas buscaron soluciones para la epidemia.

Los ciudadanos romanos estaban profundamente inquietos ante las muertes de los hombres tan importantes, y por ello sentían que debían tomarse acciones duras cuanto antes para contentar a los dioses enfurecidos.

Esto deja abierta la posibilidad de que en realidad encontrar culpables tuviera un efecto placebo en la sociedad romana.

Años atrás ya se habían desencadenado acontecimientos similares en Atenas, donde era frecuente el uso de chivos expiatorios en rituales de purificación.

A día de hoy es imposible dilucidar si en realidad aquellos hombres murieron por un envenenamiento o por una epidemia común, hay falta de datos sobre las mujeres que fueron juzgadas.