IGG-2024-006. El Renacimiento: Transformaciones en el modus vivendi europeo.

Título de la Obra: El Renacimiento: Transformaciones en el modus vivendi europeo.

Autor: Publius Pontius Salinator

Publicación: 25 de febrero de 2024

Idioma: Español

Departamento: Departamento de Historia

Blibliografía: Pontius Salinator, Publius. (2024). “IGG-2024-006. El Renacimiento: Transformaciones en el modus vivendi europeo.“. Publicado el 25 de febrero. Instituto Georgios Gemistos.

Resumen: Análisis sobre la transformación del modus vivendi europeo durante el Renacimiento.

 

Aunque la calidad de vida mejoró considerablemente, nunca dejó de haber riesgos altísimos para la supervivencia, sobre todo por las hambrunas o pandemias que azotaban periódicamente toda Europa.

Durante este período se experimentó un crecimiento sin precedentes en las diferencias de clases sociales, sobre todo por las luchas de poder entre los nobles y comerciantes en las grandes ciudades, así como por el control de las tierras por parte de los grandes terratenientes y los emprendedores que trataron de quitárselas al clero.

Aparecieron por primera vez desde hacía cientos de años modas aspiracionales, las gentes trataban de decorar sus hogares con objetos exóticos que fueron llegando a través de las nuevas rutas comerciales en África, Asia y América. A través de estas aspiraciones se fomentaron salas de estudio sobre antigüedades y arte clásico, que fueron los precursores de los museos de hoy día.

También en el Renacimiento aparecieron los primeros jardines y botánicos, ornamentados con esculturas y plantas exóticas.

La diversificación de la economía se vio reflejada sobre todo en la enorme variedad de utensilios domésticos que se fueron introduciendo, a la par que una conciencia sobre la higiene personal y la limpieza para mantener una buena salud y prevenir enfermedades.

En este campo, destaca el encalado de las paredes en las viviendas, también el uso del jabón. Aparecieron las primeras toallas, con lino, de varios tamaños, algunas con decoraciones de seda más lujosas.

Como mejoró la salubridad, también hubo un aumento de población, y un gran crecimiento económico, lo que favoreció a su vez los huertos y cultivos. Se empezaron a utilizar animales para la tracción en agricultura, con ello aumentó la producción exponencialmente.

Los gremios de artesanos se agruparon según sus oficios, organizados en calles y barrios, muchos nombres de lugares en las ciudades europeas de hoy día vienen precisamente de esta época y por este motivo.

Al atraer la mano de obra en las grandes ciudades, se consiguieron importantes mejoras en las infraestructuras, también un gran desarrollo de la actividad marítima europea por todo el mundo, e incluso una mezcla de tradiciones gastronómicas gracias a la introducción de alimentos hasta entonces desconocidos, sobre todo el tomate, el cacao, patatas, etc.

Sin embargo, el cacao no fue un producto atractivo hasta muchos siglos después, ya en el XIX, porque era demasiado amargo, fue cuando se le introdujo por los maestros chocolateros el azúcar cuando empezó a ser mucho más demandado.

Se estima que es a partir del Renacimiento cuando surgió lo que hoy día denominamos “dieta mediterránea”, al combinar elementos árabes con productos americanos y tradicionales europeos.