Bibliotheca Tareviæ. BT-2023-001. Gaius y Gladius

Título de la Obra: Gaius y Gladius

Autor: Spurius Sextius Scapula

Fecha de Publicación: 24 de diciembre de 2023

Editorial: Bibliotheca Tareviæ.

Edición: 1.00

Idioma: Español

Bibliografía: Scapula, S.S. (2023). Gaius y Gladius. Bibliotheca Tareviæ.

 

Gaius, un jovencísimo estudiante capaz de sorprender a todos por las decisiones de madurez que podía tomar cuando nadie lo esperaba, creció en la ciudad de Hermenepolis, cuna de la cultura tareviana.

Un individuo con mucha codicia llegó a la capital de Tarevia. El señor Gladius no estaba preocupado por sus vecinos, y su ambición era conquistar todas las tierras de Hermenepolis para controlar a placer la patria.

Gaius, pese a su edad, había heredado la inteligencia luminosa de su padre, uno de los mejores comerciantes de alfarería de la ciudad. Así se había centrado en aprender la historia y política tarevianas para comprender mejor a su pueblo y servirlo en el futuro.

Durante un concilium en el que todos estaban nerviosos, gritando y fuera de control, Gaius se levantó con arrojo, ante el asombro general, y dijo: “Amigos, vecinos, sé que el señor Gladius pretende arrebatarnos todo lo que hemos conseguido creando nuestra propia patria, pero debemos guiarnos por la realidad sin dejarnos atrapar por las fantasías”.

Así que Gaius explicó a sus compatriotas la estrategia que había pensado, enviar una delegación a la mansión del señor Gladius para negociar en lugar de hacer una rebelión violenta. Les dijo que incluso debían sacrificar parte de sus tierras para saciar la codicia del terrateniente pudiendo mantener viva la patria a cambio.

Gaius fue nombrado delegado popular por su brillantez, en esa ocasión hasta el rey lo reconoció con una medalla de Zeus, en forma de rayo. Entonces acudió a negociar con el señor Gladius, que al principio rió cuando vio un joven acudir a negociar con él, pero después cayó completamente fascinado ante su habilidad dialéctica e intelectual.

Acordaron que Hermenepolis podría mantener su independencia siempre que el señor Gladius pudiera quedarse con un tercio de las tierras y abrir negocios sin pagar impuestos en ellas.

Los compatriotas de Gaius aceptaron el acuerdo, la paz triunfó. Así es como los tarevianos aprendieron que la astucia y el pragmatismo son más importantes que las decisiones tomadas a partir de las emociones.